Aumento mamario

El aumento mamario, técnicamente conocido como mamoplastia de aumento, es un procedimiento quirúrgico para mejorar el tamaño y la forma del pecho de la mujer, mediante la introducción de una prótesis debajo de la mama.

La cirugía de aumento mamario se realiza bajo anestesia general o local y sedación.

Se realiza a través de una pequeña incisión que se coloca, dependiendo de la anatomía del paciente y de las preferencias del cirujano plástico, alrededor de la areola, en el surco bajo el pecho o en la axila. A través de esta incisión se levanta el tejido mamario y se coloca la prótesis, directamente debajo del tejido mamario o debajo del músculo pectoral. Se colocan unos tubos de drenaje que se retirarán en unos días y un  apósito sobre las mamas.

Podrá hacer vida casi normal a las 24-48 horas. El vendaje será retirado en unos días y cambiado por un sujetador especial.

Los puntos se retiran a los 7 y 14 días; el edema no cede completamente hasta las 3-6 semanas.

Podrá volver al trabajo, dependiendo del tipo de actividad , en pocos días. Sin embargo, como en cualquier operación, pueden existir complicaciones y riesgos asociados. En la cirugía de aumento mamario, la complicación más frecuente es la contractura capsular, que ocurre cuando la cicatriz  interna que se forma alrededor del implante, se contrae en exceso haciendo que la mama se vuelva dura. Puede ser tratada de diferentes formas, requiriendo, en ocasiones, extirpar dicha cicatriz interna, e incluso recambiar la prótesis.

No existe evidencia científica probada de que las prótesis provoquen cáncer de mama o enfermedades del tejido conectivo.

La colocación de una prótesis no impide la realización de mamografías.

La operación no limitará su capacidad para dar de mamar si se queda embarazada.

Es una intervención segura, en manos de un cirujano plástico experto y cualificado y los resultados suelen ser muy gratos para la paciente

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *